ZOZOCOLCO, VERACRUZ  PUEBLO MAGICO 

 

 

 

Localizado a 70 kilómetros de Papantla, en el Estado de Veracruz, el Pueblo Mágico de Zozocolco forma parte de la región totonaca de esta entidad. Por el norte colinda con Nautla, al este con las aguas del Golfo de México, al sur con Juchique de Ferrer y Alto Luvero y por el oeste con Misantla. El territorio que comprende Zozocolco es humedecido por las aguas del río Tehuantepec y los afluentes del río Tecolutla.

De entre los animales que más abundan en la región tenemos los mapaches, zorrillos, armadillos, codornices, chachalacas y diferentes variedades de insectos y reptiles. Zozocolco es un sitio que exhibe un grato contraste entre las construcciones de piedra de blanca laja labrada. Destaca como atractivo turístico en este Pueblo Mágico la Iglesia de San Miguel, construida por los evangelizadores franciscanos. Este edificio sacro atesora numerosos retablos de enorme valor artístico e histórico

 

 

La arquitectura típica de Zozocolco expone detalles coloniales. Es una población de calles angostas y empedradas calzadas, con nobles iglesias construidas en el siglo XVIII. La música tradicional de esta comunidad es el huapango y de las fiestas tradicionales que se celebran en Zozocolco destacan la Fiesta Patronal de San Miguel y la Fiesta de la Purísima Concepción. Ambas festividades incluyen música regional, bailes, danzas de moros y cristianos, voladores, negritos y guaguas.

Por lo que se refiere a las artesanías de Zozocolco, las personas dedicadas a esta actividad crean trabajos de pita y muebles de cedro. Más de 150 familias de esta comunidad veracruzana se dedican a la elaboración de artesanías de madera y objetos ornamentales utilizados en las danzas típicas.

Un elemento relevante de su tradición religiosa son las ceras escamadas. Para crearlas primero se arman los aros de bejuco, a los cuales se les cuelga el pabilo y se les baña de cera hasta que los cirios cobran forma. Las flores que adornan estas velas se elaboran con moldes, primero se hierbe la cera en cazuelas y ya que está derretida se vacía el moldes. Luego se le deja secar un tiempo e inician a elaborar las hojas de cera del color que se desea, además de adornarlas con papeles multicolores.