En esta ciudad costera llena de historia, tradición y cultura, se combina lo antiguo con lo moderno en un paisaje de sol permanente y playas que le confieren un rasgo distintivo y único.

Al llegar a Coatzacoalcos, el olor del mar seguramente despertará tu apetito, de tal modo que si deseas comer antes de hospedarte, existen buenos restaurantes en la ciudad. Una vez satisfecho puedes buscar alojamiento.

Si te encuentras de ánimo para hacer un recorrido al atardecer, te sugerimos visites el Paseo de las Escolleras, un andador de casi 1 kilómetro de largo por 8 metros de ancho que se adentra en el mar. En este lugar aprenderás que el río Coatzacoalcos es considerado una de las maravillas naturales de Veracruz, ya que además de medir 322 kilómetros, de los cuales son navegables sus dos terceras partes, sus aguas lo ubican como la cuarta corriente más caudalosa del país y por su volumen de carga, este puerto es el tercero en importancia en el Golfo de México.

Cerca de ahí se encuentra el Hemiciclo a los Niños Héroes, donde se exhiben unos cañones antiaéreos de la Segunda Guerra Mundial y un mural donde se muestran imágenes que retratan algunos elementos culturales de la civilización olmeca. A escasos metros comienza el malecón costero, una de las avenidas más animadas y concurridas, plena de vitalidad y ambiente. Con más de 12 kilómetros de largo, aquí hallarás hoteles, restaurantes, bares, tiendas, cafés, boutiques y complejos habitacionales, así como una hermosísima playa de suave arena bañada por el océano.

Trasládate al Parque Independencia, donde también se encuentran el Palacio Municipal que data de 1953 y la Catedral de San José, cuya construcción inició en 1901.

Un sitio que no debes perder de vista por su original temática es el Museo del Faro, el cual se ubica en Villa de Allende, en la otra orilla del río. Para llegar debes tomar una panga en el Paso de la Lancha que te llevará hasta el otro extremo.

El museo se encuentra en la antigua casa del guardafaro, y en ella podrás observar toda una sala dedicada a la cultura olmeca, además de fotografías, maquetas de barcos, instrumentos náuticos e información sobre la historia marítima de Coatzacoalcos, que hasta 1936 se llamó Puerto México.

Dirígete a la Avenida Universidad, ya que cerca de ahí se encuentra el Teatro de la Ciudad y Centro de Convenciones, obra magna de la arquitectura moderna, con capacidad de 1,736 butacas y dotado con la tecnología y servicios más modernos para el desarrollo de eventos simultáneos.

Para disfrutar de la puesta del sol, nada mejor que visitar la Plaza de la Armada, ya que desde aquí tendrás una espectacular vista del volcán de San Martín. A lo largo del malecón hay varias plazas cívicas y sitios de interés que no debes perderte, empezando con la Casa de la Cultura y el Museo de Arqueología Olmeca, situado dentro de una pirámide donde se exhiben 900 piezas arqueológicas. Más adelante se halla la Plaza de las Culturas, que simboliza la fusión cultural del actual Coatzacoalcos.

Para terminar tu visita a Coatzacoalcos, te recomendamos visitar la cascada de San Pedro Soteapan, localizada a una hora de distancia, sobre la carretera vieja a Minatitlán.

Cómo llegar:

Si sales de la ciudad de México, diríjete hacia Veracruz por la carretera Federal 150D. Al llegar al entronque de La Tinaja, tome la carretera 145D y continúe hasta el entronque Cosoleacaque–Minatitlán por la carretera 185 y finalmente  por la carretera Minatitlán – Coatzacoalcos 180.